Arraigo en España

Autorizaciones de residencia por circunstancias excepcionales
SUPUESTOS DE ARRAIGO

Arraigo Laboral

Si ha permanecido en España al menos dos años y puede acreditar una relación laboral de duración no inferior a seis meses.

Arraigo Social

Si ha permanecido en España al menos tres años, cuenta con un contrato de trabajo y acredite vínculos familiares con otros extranjeros residentes o presente un informe de inserción social.

Arraigo Familiar

Si es hijo de padre o madre originariamente españoles o bien sean padre o madre de un menor con nacionalidad española.

Es una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales que se podrá conceder a ciudadanos extranjeros que se hallen en España, por la existencia de vínculos que unen al extranjero recurrente con el lugar en donde reside, en cumplimiento de los requisitos establecidos por la normativa vigente.

Dentro de los tipos de Autorización de residencia temporal, se encuentra el “Arraigo Laboral”, este tipo de arraigo suele ser en la práctica es el menos solicitado, debido a que conlleva la denuncia al empresario ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, o bien una demanda ante el juzgado de lo Social competente, acción que suele frenar en ciertos casos este tipo de procedimiento.      

Mediante el cumplimiento de estos requisitos el solicitante podrá regularizar su situación en el territorio nacional, llevando aparejada la concesión de una autorización para residir y trabajar en España.     

El arraigo social resulta ser el arraigo más solicitados de todos, a pesar de ser el que más tiempo de permanencia continuada requiere en el territorio español, por un periodo de tres (3) años, mediante el mismo se podrá conceden una autorización de residencia y trabajo a los ciudadanos extranjeros que se hallen en España y, bien tengan vínculos familiares en España o estén integrados socialmente. 

Una peculiaridad de este tipo de arraigo es que, a diferencia de los dos anteriores (arraigo laboral y arraigo social), no requiere un periodo de tiempo determinado en el territorio español. En este sentido, el arraigo familiar constituye una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales, que se podrá conceder a ciudadanos extranjeros que se hallen en España y, o bien sean padre o madre de un menor de nacionalidad española, o sean hijos de padre o madre que hubieran sido originariamente españoles.

Tal y como se establece en el artículo 124.3.a) Reglamento de Extranjería existen dos supuestos diferentes para la obtención del arraigo familiar.

  1. Cuando se trate de padre o madre de un menor de nacionalidad española, siempre que el progenitor solicitante tenga a cargo al menor y conviva con éste o esté al corriente de las obligaciones paternofiliales respecto al mismo.
  2. Cuando se trate de hijos de padre o madre que hubieran sido originariamente españoles